PAKISTÁN EXTREMO V. “ESTO ES LA GUERRA”

EL ÚLTIMO RECITAL DE CURVAS

El cañón del río Astore, profundo y encajado apenas deja entra el sol en muchos tramos mas de un par de horas al día. Avanzamos de nuevo por una carretera rota, con muchos tramos de tierra y frecuentes derrumbes. Rogamos que aquellos desaguaderos en los que se agolpan las rocas mantengan su inestable equilibrio sin desmoronarse sobre la ruta. Suplicamos que ninguno de los camiones con los que nos cruzamos decida invadir completamente nuestro espacio sin dejarnos tan siquiera un resquicio donde ocultarnos.

Los camiones son otro de los grandes símbolos de Pakistán. No hay otro país en el planeta donde los camioneros decoren con tal profusión de símbolos y dibujos sus maquinas. En uno de los controles policiales nos subimos, con permiso del conductor a la cabina y la caja de una de estos buques de las ruta paquistanas. El interior, la cabina no tiene ni un centímetro cuadrado sin decoración. Cajoncitos, puertecitas, grabados, dibujos.. todo en madera. Auténtica marquetería artesanal. La caja es otro nivel donde se vive la ruta de forma diferente. Si la cabina es de primera clase la caja con su avance a modo de proa de barco es la tercera. Aquí viven durante horas los viajeros mas humildes de un país pobre. Unas monedas y cientos cuando miles de km es el precio por viajar sobre la carga.

Aún es temprano en la mañana cuando llegamos a la unión del río Astore con el grandioso Indo. Volvemos a la Karakorum Highway a la vista del Nanga Parbat. Hace unos días pasamos por aquí y subimos a Fairy Medows. Es el lugar de la tierra emergida con mayor desnivel, entre el río y la cima del Nanga Parbat en apenas 30 km en linea recta mas de 7 km de desnivel. Unos kilómetros mas adelante del desvió hacia Fairy Medows dejaremos de nuevo la ruta principal. La KKH resulta ya para nosotros, ancha y menos peligrosa de lo que nos pareció a la ida. No hay nada como ir por lugares más y más difíciles cada vez para que los que en un principio te parecen rutas complicadas se conviertan casi en un trámite. Vamos a buscar un nuevo paso entre las montañas el singular Barbusar Pass. Sorprendentemente esta carretera (N-15) de menor tránsito  que la KKH , es ancha y perfectamente asfaltada. Una larga, larguísima subida de 43 km con fuerte inclinación y continuos  tramos de pendiente superior al 25 % . En su últimos 13 km  se suceden 43 curvas de herradura hasta alcanzar los 4.173 metros de altitud. Para poder compararlo, los europeos tenemos el afamado  Passo de Stelvio en los Alpes que tiene  2.758 metros de altitud y 48 curvas en 24 kilometros.

CURVAS Y MAS CURVAS

En la cima de Babusar Pass, pasamos un buen rato. Un largo rato pues el automóvil de asistencia como otros muchos automóviles y camiones se recalientan en esta larga subida y debe hacer frecuentes paradas. En cada una de ellas se sube o baja relevándose un policía armado. Nosotros como vamos en moto pasamos por locales y la policía ni tampoco los radicales se enteran que sobre esas cinco motos circulan cinco extranjeros.

En la cima el ambiente es relajado. Un punto de referencia entre el naciente turismo local pakistani. Centenares de ciudadanos de clase media fijan este punto como un paso importante en sus rutas turísticas sobre pequeños coches en su mayoría de origen coreano o japonés aunque muchos ya montados en Pakistan. Y como en todo lugar turístico se suceden las fotografías o mejor dicho los “selfies” por que son pocos los que llevan cámaras y todos los que utilizan teléfonos. Cada uno de nosotros es requerido de continuo por los locales para tomarse una foto. Decenas o centenares de imágenes nuestras deben circular por los teléfonos y computadoras de Pakistán junto a sus propietarios que suponemos le pondrán de texto de foto. “Aqui en Babusar Pass con unos raros especimenenes españoles que venían en moto” o algo similar.

El descenso no es tan pronunciado siguiendo un valle de perfecto aspecto glaciar en su inicio y que se estrecha y encaja a continuación. Tenemos mas de 300 km hasta Islamabad y como ya sabemos esta distancia aquí son muchas horas. La ruta desciende con suave pendiente pero durante mas de 150 km es un continuo zig-zag de curvas enlazas. Seguimos el valle del rio  y en los enlaces con sus afluentes principales el agua del deshielo de los glaciares de las cumbres atraviesa la carretera en torrentes a veces con bastante fuerza. No hay tiempo para el aburrimiento. el trafico empieza a convertirse en una locura in crescendo. Pequeñas furgonetas sobrecargadas se pican y lo mejor es dejarlas ir con su carga de decenas de seres humanos hacinados en su interior. Lo malo es que paran a cada uno que les levanta la mano al borde de la ruta y como les superamos, vuelve el juego del gato el ratón. En un par de ocasiones el hielo de los neveros llega hasta el mismo borde de la ruta y aquí se han instalado singulares negocios. Avispados locales han labrado en el hielo huecos  donde poner a enfriar bebidas, asi que el bar esta montado. Los mas astutos hasta hacen escaleras en el hielo para que los viajeros se fotografíen en tan singular entorno con lo que consiguen retenerlos y cobrar unas monedas por su trabajo de escultores.

Pasamos por Naran población convertida en destino turístico local. Rafting, canoas, pesca y actividades de lo mas variado y lúdico para una ciudad en la que ya encontramos hoteles al estilo occidental. Solo nos queda la ultima parte llegar a Islamabad.

ESTO ES LA GUERRA

¿El peor trafico del mundo? La entrada en Islamabad volvió a ser entrar en un mundo donde posiblemente mas peligrosa sea la conducción de una motocicleta de todo el planeta. Es como si al tráfico de  El Cairo y el del norte de la India los juntas y mezclas bien a fondo. Pues con todo eso bien revuelto te salen los alrededores de Islamabad y las grandes ciudades de Pakistán.

Todo un maremagnun de vehículos y personas que es capaz de ocupar el mínimo espacio vital para moverse se aglutina en una pasta grumosa . Todo fluye entre permanentes nubes de polvo, baches, y peligros de todo tipo que surgen en cualquier lugar. No puedes perder de vista el suelo donde en cualquier momento se abre un agujero en el que cabe la moto entera producto d runa tubería rota. NO puedes perder de vista lo que sucede delante de ti , a muy pocos metros donde camiones y autos se pelean por ganar unos metros. No sabes si es mejor que el trafico sea menos colapsado pues entonces todos aprovecha a correr al máximo y jugar al temerario juego de ser el ultimo en retirarse del carril de los que vienen de frente. No puedes dejar de estar pendiente de lo que sucede detrás tuyo donde te aprietan con todo tipo de vehículos para que avances esos pocos centímetros que te das de margen con el de delante. No puedes dejar de mirar a derecha e izquierda y hasta incluso por arriba de donde te puede caer cualquier objeto de los camiones que superas . ¡Esto es la guerra!. La expresión de “Sebas” se acerca bastante a la realidad del tráfico en los suburbios de Pakistán. Adrenalina pura en las últimas decenas de kilómetros hasta llegar al lugar de donde partimos 20 días atrás. Todos íntegros en verdad es para felicitarse.

 ARROZ CON POLLO, O POLLO CON ARROZ

Si te estas preguntando si el norte de Pakistan, con sus montañas entre las mas impresionantes del planeta y sus carreteras y pistas singulares, puede ser un destino turistico de aventura recomendable, deberás considerar otros aspectos además del natural y sin duda mas que bello espectacular de estos parajes.

Para empezar entrar en Pakistán no es fácil. Necesitas visado, pero el visado de Pakistán no te lo dan simplemente presentando tu pasaporte en la embajada o consulado correspondiente. En España esta en Madrid. Hace falta además de rellenar unos documentos, un certificado de tu banco que demuestre que eres solvente, un documento de viaje que asegure que tienes tus billetes de ida y vuelta pagados y hasta una entrevista personal con algún funcionario que tendrá la última palabra sobre tu admisión en el país. No son muchos, montañeros al margen, los que superan todas estas barreras. Nosotros gracias a que Sebastián Álvaro viaja cada año y tiene cierta mano los conseguimos a tiempo.  Y eso solo es el principio.

Luego viene otros aspectos. La infraestructura hostelera de Pakistán fuera de Islamabad es muy básica. Solo pensada para el usuario local en la mayoría del país salvo alguna zona donde ya empieza un cierto movimiento turístico local, no se considera al turista como una fuente de ingresos.

Hoteles y restaurantes son según el criterio occidental simples albergues o comedores. La comida es otro de los aspectos que no juega a favor del país. Ya no se trata de que no hay franquicias de comida internacional, es que la dieta de la mayoría de la población esta basada en el arroz con algunas verduras como complemento y té como bebida. Nosotros con nuestro gran poder adquisitivo llegamos a comer pollo todos los días, un verdadero lujo por estos lares.

La seguridad como habrás leído a lo largo del texto siempre es crítica. El tráfico, el trazado de las carreteras, los radicales islamistas y un naturaleza salvaje de continuos derrumbes y terremotos convierten a Pakistán en un destino de verdad peligroso.

PAKISTÁN EXTREMO
Aún con todo si lo que buscas es conocer las montañas mas salvajes del planeta. Este es tu destino. Un buen amigo muy buen conocedor de la práctica totalidad de las montañas de la Tierra me dijo una vez. “Los Pirineos son unas magnificas montañas, pero comparadas con los Alpes se quedan pequeñas. Si los Alpes los mides con los Andes también resultan mediocres, pero si los Andes los compras con Himlaya – Karakorum te das cuenta que todo lo demás apenas podrían definirse como colinas”.

Para finalizar expresar mi agradecimiento  a todos los que hicieron posible esta aventura como Hanif y el conductor del vehículo de asistencia y muy especialmente a mis compañeros de viaje. “Sebas” Luís, Darío, Héctor y Reme. Con vosotros al fin del mundo, bueno un poco mas allá, porque al fin del mundo ya fuimos.

Gustavo Cuervo

Fotos: Darío Rodríguez, Sebastián Álvaro, Luis Heras.

Capítulos anteriores

Capítulo 1 Pakistan Extremo. Aventura Extrema en Pakistan

Capítulo 2 . Pakistan Extremo. Entre el choque de cordilleras.

Capítulo 3 .Pakistan Extremo. El corazón del Karakorum

Capítulo 4. pakistan Extremo. El pequeño Tibet

Capítulo 5 Pakistan Extremo. ¡ Esto es la guerra !.

 

 

 

 

Comparte mi contenido
  • Facebook
  • Twitter
  • Add to favorites
  • Google Bookmarks

Tags:

Trackbacks/Pingbacks

  1. EL CORAZÓN DEL KARAKORUM | Gustavo Cuervo- - 7 septiembre, 2017

    […] Capítulo 5 Pakistan Extremo. ¡ Esto es la guerra !. […]

  2. EL PEQUEÑO TIBET | Gustavo Cuervo- - 7 septiembre, 2017

    […] Capítulo 5 Pakistan Extremo. ¡ Esto es la guerra !. […]

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.