BMW S 1000 R. Lobo con piel de cordero.

Los 207 CV declarados de la S 1000 RR se han domesticado hasta los 165 CV en la S 1000 R, pero con más par motor en medios.

Con diferente calado de distribución, 2000 rpm menos y mapa de inyección diferente, la R ya no es una moto para pilotos hiper-expertos solo para muy expertos, mas que suficiente para cualquier humano con mucha cabeza y buenas manos. Gracias a su gestión electrónica el acelerador es muy progresivo fácil de manejar en bajos y medios, pero conserva su explosividad y “mala leche” en la parte alta del cuentavueltas. Si la quieres utilizar como moto “normal” te permite circular en marchas largas sin titubeos hasta las 6.500 r.p.m. donde empieza la zona deportiva y tendrás que agarrarte bien. La moto normal se transforma en una verdadera deportiva y acelera con determinación y empuje hasta el corte de encendido. Lo mas probable es que cambies antes de que la luz avisadora de sobre régimen se ponga fija y con el asistente de cambio Pro de HP los cambios sin cortar gas son tan rápidos y eficaces que te sentirás piloto de carreras, a lo que también ayuda el bramido de su escape Akrapovic. 

En condiciones normales dispone de dos mapas de encendido, Rain (limita la potencia hasta los 130 CV y su entrega es mas dulce)  y Road pero en la versión deportiva hay que sumarle además la Dynamic y Dynamic Pro que además se acompañan con el control de tracción en función de la inclinación DTC. La intervención del DTC, es progresivamente menor en cada modo de conducción.

Este sistema te permite hacer cosas que el cerebro de cualquier motorista experto tiene catalogadas como imposibles. Abrir gas a fondo muy inclinado o acelerar desde 0 sin temor a caballitos salvajes que le den la vuelta a la moto, son las principales, pero cuidado, si activas Dynamic Pro este control desaparece y solo se activa en deslizamientos muy bruscos de la rueda trasera. Con el control las ruedas permanecen pegadas al asfalto sin derrapajes ni levantamientos pues controla ambos para obtener la máxima aceleración sin llegar a perder contacto con la tierra.

El chasis rígido heredado de su hermana del mundial de superbikes es mas que suficiente pues esta listo para aguantar sin inmutarse mas de 200 CV, el amortiguador de dirección mantiene con aplomo la trayectoria sin titubeos. Precisa y aplomada permite trazar limpio y dudar en plena curva, cambiando de trayectoria cerrando el viraje o abriéndolo sin problemas. Las suspensiones con sistema DDC (Dynamic Damping Control), solo en la versión con Dynamic, controlan los reglajes hidráulicos de la suspensión, de forma que se adaptan al modo de conducción y el tipo de asfalto pues puedes elegir entre tres durezas blando, (soft) medium y duro (hard), presionando el pulsador de la piña izquierda. Con todo esto: Tu mira donde vas y la moto pisará exactamente donde pongas la vista.

Cuando empiezas a atreverte y confiar sin remilgos en la electrónica, tomas seguridad al abrir gas inclinado, pues el sistema realiza cortes bastante rápidos que no permiten al neumático trasero derrapar sin control y sacarte por las orejas. Con sus 165 CV entras en un mundo de emociones inimaginables para el común de los mortales hasta que apareció este sistema. En la versión básica no hay DTC pero si el sistema ACS, un control de tracción más sencillo. Para modificar los modos de conducción solo hay que actuar sobre el botón de la piña derecha, el modo seleccionado parpadea en el display y al cortar gas se activa.

Sigue leyendo página 3.

Comparte mi contenido
  • Facebook
  • Twitter
  • Add to favorites
  • Google Bookmarks

Tags:

No comments yet.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.