TIBET 1. El techo del mundo

De Lhasa al Campo Base del Everest. Comienza la aventura.

Los primeros kilómetros por el valle de Lhasa es una ruta sencilla de trazado, pero compleja de tráfico. Los chinos tienen poca experiencia en la conducción de vehículos a motor y hacen maniobras impensables para cualquier conductor. No calculan en absoluto que una motocicleta pueda circular a la velocidad de un automóvil pues las pocas motos que hay son pequeñas. Hay que esta muy atento y acostumbrarse a la norma que rige el tráfico en todos los países en vías de desarrollo: El mas grande puede con el mas pequeño.

El lago Yamzho Yunco y Gyangze

Saliendo de la ruta principal remontamos el primer puerto de montaña. Mas de 20 Km de continua ascensión para llegar casi a los 5000 metros de altitud. Por el camino los mastines tibetanos llaman la atención y en la cima el espectáculo del lago Yamzho de aguas color turquesa asombra con su colorido tapiz rellenando el valle entre altas montañas de mas de 6.000 m.

Jesus entre mastines tibetanos

Los aventureros ya ruedan mas tranquilos habituados a la altitud. El trafico es escaso y los paisajes idílicos camino de Gyanze. Los primeros controles policiales de paso obligan a la parada y la relajación hasta que llega nuestro coche de asistencia con los permisos necesarios. Los controles en todas las carreteras chinas son frecuentes y mucho mas los controles automáticos de velocidad. Lo que en occidente conocemos como radares de tramo son norma en todas las carreteras de China. Un puente con las cámaras y radares fotografían a cada vehículo a su paso. 20, 30 40 o mas kilómetros mas adelante otro puente vuelve a fotografiar el paso e inmediatamente en una pantalla situada poco mas adelante aparece la matricula y la velocidad media del tramo. Si se supera el limite establecido inmediatamente se tramita la multa correspondiente, sin necesidad de agentes que te detengan. La tecnología de control de los ciudadanos en China esta a niveles impensables en occidente. En cada cruce, en cada punto de parada turístico , estacionamiento y por todas las carreteras y calles las cámaras de ” El Gran Hermano” vigilan tu paso.

Un largo tramo recto y a contraluz, con múltiples intersecciones de caminos de los que en cualquier momento surge un camión, o un triciclo y se incorporan sin mirar si viene alguien ponen a prueba los reflejos y anticipación de los viajeros. Hay que mantener la atención al 100%. Cayendo la tarde alcanzamos Gyanze, la segunda ciudad de Tibet.

Sigue leyendo Tibet 2

Desde Gyanze la ruta 308 prosigue rumbo Oeste por un paisaje dulce antes de alcanzar la última cordillera que protegen el Himalaya central por su cara norte.

La parada obligatoria tiene lugar en el kilometro 500 de esta carretera que empieza como calle en Shanghai y se prolonga hasta la frontera con Nepal. Este punto también ha cambiado. Para empezar ya no es el kilómetro 5000 pues las diferentes reformas de la ruta desde las costas del mar de China le han recortado mas de 50 km, y ahora es ya una amplio aparcamiento con un monumento representativo cuando apenas hace siete años era solo un descampado con una pared y el rotulo 5000. China cambia a velocidad de vertigo.

Everest, 8.848 metros de altitud sobre el nivel del mar

La montaña mas alta del mundo

Tingri seria nuestra base de operaciones para el asalto final al campo Base del Everest. Para alcanzar esta poblacion hay que superar otro cinco mil. En este se encuentra el portico de entrada al Parque Nacional del Qomolunga, el nombre en tibetano del Everest. Tambien esto ha cambiado de un rústico portalon de madera cuajado de banderas tibetanas a un solido portico de diseño mucho mas chino y moderno. Las fotos de rigor y el descenso hacia el valle de Tingri. Ya solo queda una cordillera que superar para alcanzar el valle por el que corre el rio de origen glaciar de la cara norte del Everest .

Muy temprano, con la noche cerrada salimos en busca de la etapa clave. La decision de pasar dos noches en Tingri nos permitira tener dos opciones para ver la montaña mas alta del mundo si en la primera no tenemos ocasión. Remontamos con la noche y cayendo agua nieve el puerto de Kya Wu La, que roza los 5.200 m. En la cima como siempre las banderas de oracion rezan al viento. Comienza a amanecer cuando vemos la cara sur del puerto. Dos series de curvas de 180º enlazadas por rectas de poco desnivel. Parece un juego de play station, mas que una carretera. El motivo de este trazado y su escaso desnivel es debido a que a estas alturas todos los motores pierden potencia, mucha de su potencia debido a la flata de presión de oxigeno. Con menor inclinación todos los vehículos y especialmente los camiones pueden remontar el puerto que on pendientes mas fuertes serian imposibles.

Sigue leyendo pagina 5

Comparte mi contenido
  • Facebook
  • Twitter
  • Add to favorites
  • Google Bookmarks

Tags:

No comments yet.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.