Italia

Italia Norte.

Italia es país de moto, la nación del mundo donde más motocicletas deportivas se venden por habitante, cuna de campeones del mundo de todas las especialidades y es que en Italia la moto es pura pasión.

Mas que deporte, ocio o transporte, que también, en Italia la moto es un estilo de vida. Hasta la llegada de los japoneses con sus motocicletas modernas, Italia fabricaba y vendía al mundo las mejores maquinas deportivas e utilitarias y con los nombres mas miticos. Guzzi, Laverda, MV Auguta, Morini y Vespa la popular motocicleta que movilizo a toda Europa del sur tras la segunda guerra mundial y origen de todos los actuales scooter, Viajando por Italia es fácil encontrarse por la carretera con motos de todo tipo desde las pequeñas motos para el transporte personal local hasta los grandes tragamillas pasando por los “quemados” que dominan a la perfección su tramo preferido de curvas. El norte de Italia desde Roma, concentra la mayoría de las ciudades monumentales y más afamadas de todo el país. Florencia, Pisa, Roma, Vencia, Genova, Padua, Verona, Milan… trazarse una ruta monumental es sencillo en la Italia norte pues todas están unidas por autopistas. Pero además en el norte de Italia están los Alpes considerados por muchos como el mejor lugar del planeta para disfrutar con una moto de carretera y nuestra ruta elegida no puede ser otra que la travesía integral de la cordillera alpina uniendo dos ciudades situadas en sus extremos Milan y Venecia.

Saliendo de Milán lo primero es bordear el lago De Como, por la carretera occidental de preciosas vistas hasta Gravedona. En Chiavenna comienza la ascensión al primer puerto el Splugen o Spluga. Comienza con curvas en horquilla, carretera estrecha, y siguen túneles y galerías. En la bajada se pasa la aduana suiza, y una larga serie “paellas”en dos secuencias la segunda espectacular con 10 horquillas. A continuación por la carreta nº 13 pegada a la autopista entre desfiladeros hasta Thusis desde donde se regresa a Italia vía Sant Morizt – Pontresina y el paso de Bernina y Tirino aunque algo más corto pero mucho más revirada es la entrada en Italia desde el valle de Bernina por Forcola de Livigno y llegada directa a Bornio. Una buen recital de horquillas que te deja listo para atacar el puerto mas mítico de los Alpes italianos. El Stelvio. Desde Bornio la ascensión no es muy revirada (37 giros cerrados ) siempre que consideremos el patrón alpino pero después de detenerte en la cima del Stelvio y mirar hacia abajo veras lo que son horquillas en cantidad ¡hasta 48 todas numeradas. Con 2.757 m. de altitud, el Stelvio es posiblemente el puerto más espectacular de los Alpes debido a la disposición de la carretera visible desde el paso y desde el valle. Son 24 kilómetros a una media del 7,5 % de desnivel y que recomendamos hacerlo en los dos sentidos para guardar en la memoria ambas imágenes, de arriba abajo y vicerversa. En la base el paisaje se relaja por el valle de Venost hasta Merano 50 km que se agradecen pues las curvas son “normales”. Desde Merano a Bolzano apenas hay 25 kilómetros, pero es mucho mejor atacar el puerto de Monte Giovo por el valle de Pasiria, estrecho y nuevamente muy retorcido hasta Vipiteno y volver por el Passo di Penes. Cambiar 25 kilómetros de curvas rápidas y sencillas por 127 de curvas sin tráfico y complicadas para llegar al mismo sitio, es tener mentalidad de motero alpino. De Bolzano viajamos a Valgardena para entrar en otro de los conjuntos de carreteras más apreciados de los Alpes. El núcleo de Sella y Marmolada requiere unos días con estancia en algún hotel local para conocer el gran numero de puertos que se situan en sus alrededores. En nuestra ruta de paso viajamos por los pasos de Sella y Pordo para llegar a Araba considerada por su posición el punto neurálgico de los Dolomitas. Para salir de tan atractivo lugar de majestuosos paisajes hay que superar otro puerto no menos impresionante el de Faldarego que nos lleva con sus fantásticas curvas hasta Cortina D Ámpezzo. El útimo tramo de alta montaña en esta ruta de oeste a este atravesando los Alpes italianos lleva por el paso de Trecoci, el lago de Misurina y a continuación por carretera ya más amplia. Pero no dura mucho, apenas unos kilómetros, pues tomando el valle de Lendro se remonta el puerto de Croce di Comelico para descender por el valle de Padola y enlazar tras un largo túnel con la S-52 camino de Bellune, Treviso y Venecia. Esta es solo una de las muchas ruta posibles para atravesar a lo largo los Alpes en su vertiente mas sureña. Elegir bien la estación, un buen mapa o navegador bien programado y tener suerte con el clima es fundamental para que acabes esta ruta completamente enamorado de los grandiosos paisajes de los Alpes y sumarte al la legión de sus incondicionales, esos que aseguran que aquí, están las más bellas carreteras del mundo.

RUTOMETRO

Milan-Como-Chiavenna-Spluga-Thusis-Sant Moritz-Paso de Bernina-Livigno-Paso de Foscagno-Bornio-Paso de Stelvio-Merano-Bolzano-Canazei-Cortnia d Ampezzo-Belluna-Venecia.

Comparte mi contenido
  • Facebook
  • Twitter
  • Add to favorites
  • Google Bookmarks

No comments yet.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.